Are You a Legal Professional?

Preguntas Frecuentes respecto al Derecho al Voto y la Discriminación

Download article as PDF Download article as a PDF


¿Cuál ley federal me protege de la discriminación al votar?

El Decreto del Derecho al Voto de 1965 protege a cada estadounidense de la discriminación racial al votar. Esta ley protege el derecho al voto de las personas con habilidades limitadas para hablar inglés; y enuncia el principio de que el voto de cada persona es válido, y que ni la raza ni el idioma deben segregar a alguien del proceso político. Usted puede hallar el Decreto del Derecho al Voto en el Código de los Estados Unidos, 42 U.S.C. 1973 a 1973aa-6.

¿De dónde viene el Decreto del Derecho al Voto?

El Congreso aprobó el Decreto del Derecho al Voto en 1965 en el momento cumbre del movimiento por los derechos civiles, un movimiento comprometido a asegurar la igualdad en el derecho al voto para los afroamericanos. La acción se tomó luego de uno de los eventos más importantes del movimiento: un enfrentamiento entre manifestantes afroamericanos y la policía en Selma, Alabama. Los manifestantes comenzaban una marcha de 50 millas hacia Montgomery, la capital del estado, para demandar igualdad en el derecho al voto, cuando la policía usó la violencia para dispersarlos. Lo que sucedió aquel día en Selma impactó a la nación, y llevó al Presidente Johnson a hacer un llamado para que se aprobara una ley federal sobre el derecho al voto.

¿Qué hace el Decreto del Derecho al Voto?

El Decreto del Derecho al Voto prohíbe cualquier tipo de discriminación racial al votar. Durante años, muchos estados tuvieron leyes que servían únicamente para prevenir que los ciudadanos pertenecientes a una minoría votaran. Algunas de estas leyes solicitaban que los ciudadanos tomaran una prueba de lectura o que interpretaran algún pasaje de la Constitución para poder votar; también requerían que quienes se registraran para votar, llevaran consigo a alguien que ya estuviera registrado para que avalara su “buen carácter moral”. El Decreto del Derecho al Voto hizo que éstas y otras prácticas discriminatorias fueran ilegales, y le dio el derecho individual a cada ciudadano de iniciar una demanda en la corte federal para detenerlas. Recientemente las cortes han aplicado el Decreto para terminar con la discriminación racial en los comicios de elección de los órganismos estatales y locales, y para elegir a los oficiales en las urnas de votación.

¿Perderá vigencia el Decreto del Derecho al Voto?

No. El Decreto del Derecho al Voto es una ley federal permanente. Además, el derecho de igualdad en el voto --sin importar el color o la raza-- está protegido por la Decimoquinta Enmienda de la Constitución de EE.UU., la cual ha formado parte de nuestra legislación desde finales de la Guerra Civil. Conforme han pasado los casos, nuestras cortes sostienen que el derecho al voto es fundamental. Por lo tanto, el derecho de votar no pierde vigencia.

No obstante, algunas secciones del Decreto del Derecho al Voto necesitarán renovarse para continuar en efecto. Cuando el Congreso enmendó y fortaleció el Decreto del Derecho al Voto en 1982, se extendieron por 25 años más –hasta 2007—la solicitud de una pre aprobación en la Sección 5, la autoridad de utilizar examinadores y observadores federales, y algunos otros requisitos sobre el lenguaje en los estatutos acerca de las minorías. Por lo tanto, para esas secciones, una vez que haya transcurrido el año 2007 el Congreso deberá tomar algunas iniciativas. Pero aun si estas previsiones no se renuevan, el resto del Decreto del Derecho al Voto continuará prohibiendo la discriminación en el voto.

¿Cuál es la Sección 5 del Decreto del Derecho al Voto?

La Sección 5 es una previsión especial del estatuto (42 U.S.C. 1973c) que requiere a los gobiernos estatales y locales en ciertas partes del país, que obtengan aprobación federal (conocida como "preaprobación") antes de implementar cualquier cambio en los procedimientos de la votación: cualquier hecho, desde mudar un centro de votación, hasta cambiar los límites de los distritos en el condado.

Bajo la Sección 5, un estado, condado, o entidad de gobierno local debe demostrar a las autoridades federales que el posible cambio en la votación, (1)no tiene propósitos discriminatorios; y (2) que no empeorará la situación para los votantes de las minorías (ej. El cambio no “degenerará” en algo peor).

La Sección 5 se aplica a los siguientes estados:

  • Alabama
  • Alaska
  • Arizona
  • California
  • Florida
  • Georgia
  • Louisiana
  • Michigan
  • Mississippi
  • New Hampshire
  • Nueva York
  • Carolina del Norte
  • Carolina del Sur
  • Dakota del Sur
  • Texas
  • Virginia

¿Qué tipos de discriminación racial existen, y qué hace el Decreto del Derecho al Voto al respecto?

El Decreto del Derecho al Voto no se limita a la discriminación que literalmente excluye a las minorías de votar en las urnas. La Sección 2 del Decreto (42 U.S.C. 1973) declara ilegal que cualquier gobierno local o estatal utilice procesos electorales que no se abran por igual a los votantes de las minorías; o que en comparación con otros votantes, se reste a las minorías la oportunidad de participar en el proceso político o la elección de sus representantes para los cargos públicos. En particular, la Sección 2 establece que es ilegal que cualquier gobierno local o estatal “diluya” los votos de los grupos minoritarios, esto es, que el sistema electoral reste efecto a los votos de las minorías frente a los de otros votantes. Una de las múltiples formas de “diluir” el voto de las minorías es trazar límites de distrito que dividan a las comunidades minoritarias y con ello evitar que sumen sus votos en la elección de representantes para los cargos públicos. Dependiendo de las circunstancias, la dilución también puede ser resultado de la libre votación para elegir a los órganos gubernamentales. Cuando este hecho se complementa con un antiguo patrón de discriminación racial en la comunidad, éstos, y otros esquemas electorales pueden negar a las minorías votantes una oportunidad justa de elegir a los candidatos de su preferencia.

Para demostrar la dilución del voto en estas situaciones, debe haber una población minoritaria geográficamente concentrada y una cantidad de votos polarizados por raza; esto es, un patrón bajo el cual los votantes de las minorías y los votantes blancos tiendan a votar distintamente como grupo. También debe demostrarse que al votar los electores blancos como un bloque en contra de los candidatos preferidos por las minorías, usualmente éstos derrotan a dichos candidatos; aun si los votantes de las minorías se unifican y cohesionan en las urnas de votación.

Cualquier persona a quien le afecte la dilución del voto entre las minorías puede iniciar una demanda federal para terminar con ello. Si la corte decide que los efectos de un sistema electoral --en combinación con todas las circunstancias locales-- harán que los votos de las minorías pierdan efectividad frente a los votos de los blancos, podría ordenar un cambio en el sistema electoral. Por ejemplo, las cortes han ordenado que los estados y las localidades adopten un plan para que en los distritos se reemplace la votación extensa, o que se tracen nuevamente los limites de distrito de manera que se les dé a los votantes de las minorías la misma oportunidad que a otros votantes para elegir a los representantes de su preferencia.

¿Está prohíbido trazar distritos mayoritarios-minoritarios?

No. Hace casi 30 años la Suprema Corte estableció que las jurisdicciones son libres de trazar los distritos electorales mayoritarios-minoritarios que sigan las consideraciones tradicionales y no raciales, como son la densidad geográfica y la unidad de las comunidades de interés. Después la Suprema Corte decidió que trazar los distritos mayoritarios-minoritarios podría solicitarse para asegurar el cumplimiento con el Decreto del Derecho al Voto.

Aunque es legalmente permisible que las jurisdicciones tomen en cuenta la raza al trazar los límites de los distritos electorales, la Suprema Corte sostiene que la Constitución requiere una justificación válida si es que las consideraciones raciales predominan sobre los principios tradicionales para la creación de los distritos. Una de tales justificaciones podría ser la necesidad de un remedio para la violación a la Sección 2 del Decreto del Derecho al Voto. Aunque tal remedio puede incluir límites en los distritos electorales que comprometan los principios tradicionales sobre la creación de los distritos, tales distritos deben trazarse de manera que la violación a la Sección 2 ocurra, pero que no se comprometa más de lo necesario a los principios tradicionales para remediar la violación.

¿Qué otras leyes del derecho al voto existen?

El Acta Nacional para el Registro de los Votantes de 1993 (con frecuencia llamada "el motor del voto") requiere que los estados brinden oportunidades de registro para la votación cuando las personas soliciten los servicios de múltiples agencias gubernamentales: desde las oficinas para obtener la licencia de conducir, hasta las agencias de servicios sociales y beneficios públicos. La ley establece que los estados no deben dejar a los electores fuera del padrón porque no han votado, y requiere que mantengan su padrón electoral actualizado al retirar los nombres de los votantes que ya fallecieron o se mudaron. Esta información se encuentra en 42 U.S.C. 1973gg a 1973gg-10.

El Acta de 1986 sobre el Voto Ausente de los Ciudadanos Uniformados y en el Extranjero (42 U.S.C. 1973ff a 1973ff-6) requiere que los estados se aseguren de que los miembros de nuestras fuerzas armadas que se encuentren fuera del país y los ciudadanos que viven en el extranjero, puedan registrarse y votar como ausentes en las elecciones federales.

El Acta de la Accesibilidad en el Voto para los Adultos Mayores y los Discapacitados que data de 1984 (42 U.S.C. 1973ee a 1973ee-6) requiere que las urnas de votación a lo largo de los Estados Unidos sean físicamente accesibles para las personas con necesidades especiales.

¿Protege el idioma de las minorías el Decreto del Derecho al Voto?

Si. El Decreto del Derecho al Voto declara ilegal la discriminación del voto debido a la membresía de una persona en un grupo de idioma minoritario. La idea detrás del Decreto del Derecho al Voto sobre las previsiones del idioma es que se retire la barrera del idioma en la participación política, y se prevenga la discriminación de los votantes que hablan un idioma minoritario. El Departamento de Justicia hace cumplir estas previsiones al interponer demandas en la corte federal, al enviar observadores federales a monitorear los comicios, y al trabajar con las jurisdicciones locales para mejorar sus procedimientos en lo que respecta al idioma de las minorías.

Muchas jurisdicciones en las que habitan personas de descendencia hispana, nativos americanos, y nativos de Alaska están cubiertas por la Sección 5 del Decreto.

El Decreto del Derecho al Voto protege con mayor amplitud a los grupos de idioma minoritario, al solicitar que las jurisdicciones particulares impriman las formas de votación y otros materiales para la elección, tanto en el idioma de la minoría como en inglés; y que se proporcionen servicios de traducción oral en las urnas electorales donde haya necesidad. La fórmula para determinar cuáles jurisdicciones deben hacer esto, se basa en la cantidad de pobladores locales que lo necesitan. El Decreto solicita que haya procedimientos electorales bilingües para los votantes que hablan español, chino, filipino, japonés, vietnamita, y más de una docena de dialectos de los nativos americanos y los nativos de Alaska. Información de la División de los Derechos Civiles del Departamento de Justicia- Sección del Voto.

Pasos Siguientes
Contacte un Abogado Calificado
Su Localidad: (e.j., Chicago, IL or 60611)

Formas Para Ayudarse
FindLaw
We provide legal information, lawyer profiles and a community to help you make the best legal decisions. Here are a few ways to get started:

Find a Lawyer | Learn About the Law
View FindLaw.com: Mobile or