Are You a Legal Professional?

Discriminación por Origen y Las Reglas del Idioma

La población inmigrante en los Estados Unidos se está incrementando enormemente, y para muchos inmigrantes, el inglés no es su primer idioma. Una reacción al crecimiento cultural y a la diversidad lingüística en los centros de trabajo es el surgimiento de las reglas en las que se solicita que únicamente se hable inglés en las horas de trabajo. Tales reglas no están favorecidas por la Comisión para la Igualdad de Oportunidades en el Empleo (EEOC), la agencia federal que se encarga del cumplimiento de las leyes federales antidiscriminatorias en el ámbito laboral. Las decisiones judiciales en la materia han fluido en diferentes direcciones, haciendo más difícil para los empleados y para los empleadores entender el estado actual de la ley.

Las Reglas del Idioma como una Forma de Discriminación

El problema con las reglas del inglés como único idioma es que son difíciles de distinguir de los actos discriminatorios en contra de los individuos cuyos antecedentes no incluyen el idioma inglés. Las leyes de derechos civiles, en particular el Título VII del Decreto por los Derechos Civiles de 1964, prohíben la discriminación laboral basada en el origen o la nacionalidad del individuo. Por tanto, un empleador puede caer en tal discriminación al prohibir todos los idiomas distintos al inglés, y al sancionar a cualquier empleado que viole la prohibición. Esto se debe a que hay gran probabilidad de que los violadores de esta norma sean inmigrantes.

La EEOC y Las Reglas del Inglés Como Idioma único

Para combatir la discriminación por el origen y la nacionalidad que puede suscitarse por la regla del inglés como único idioma, la EEOC aprobó regulaciones bajo el Título VII del Decreto por los Derechos Civiles de 1964. Estas regulaciones reconocen que el idioma primario de un individuo es con frecuencia una característica esencial del origen o la nacionalidad.

Estas regulaciones se encargan de las reglas sobre el inglés como único idioma en el centro de trabajo. Al evitar que un empleado hable el idioma con el que se siente más cómodo, el empleador lo pone en desventaja respecto a las oportunidades de empleo. Los empleadores también pueden crear una atmósfera de aislamiento, inferioridad, e intimidación que origine la discriminación en el ambiente laboral. Consecuentemente, se presume que las reglas que imponen al inglés como idioma único permanente, violan el Título VII al limitar las oportunidades de empleo y crear un ambiente discriminatorio basado en la nacionalidad y el origen.

Una norma que establece que el inglés debe hablarse sólo en momentos específicos es permisible si el empleador puede demostrar la necesidad en su empresa de dicha norma. Un ejemplo puede ser un puesto en el que se paga por hablar, tal es el caso de un programador de música en una radiodifusora, en donde el empleador específicamente pretende llegar a la audiencia angloparlante. Las regulaciones de la EEOC también requieren que un empleador notifique a sus empleados antes de implementar una norma sobre el estricto uso del inglés en relación con una necesidad de la empresa. Si el empleador no lo hace y despide a un empleado por violar la regla, la Comisión considerará las acciones del empleador como evidencia de discriminación con base en el origen y la nacionalidad.

Las Decisiones de la Corte y La Ley Estatal

Las regulaciones de la EEOC desaprueban las normas que imponen al inglés como idioma único. En respuesta, un buen número de cortes a favor de estas regulaciones han fallado a favor de los demandantes que fueron despedidos por violar tales normas. No obstante, otras cortes han establecido que las regulaciones de la EEOC contradicen las intenciones del Congreso, ya que el Congreso nunca pretendió tratar el asunto de las reglas sobre el inglés como único idioma en el Título VII (el fundamento para las regulaciones de la EEOC).Por lo tanto, estas cortes han rechazado las demandas de los trabajadores despedidos bajo las normas del uso del inglés como idioma único.

Al igual que las cortes, los estados están divididos en la materia. Algunos estados toman partido por el uso de otros idiomas además del inglés. Por ejemplo, varios estados han aprobado leyes para ayudar a las personas que no hablan inglés a conseguir beneficios gubernamentales. Otros han optado por la dirección opuesta, al hacer que el inglés sea el idioma oficial en el estado y luchando contra los esfuerzos de quienes buscan ser más inclusivos.

Ayuda Legal con la Imposición del Inglés Como único Idioma

Las reglas que imponen el inglés como único idioma crean segmentación en los centros de trabajo al prohibirle a parte de los trabajadores que exprese su identidad cultural. Estas reglas son especialmente severas, sugiriendo que existe algo inferior o subversivo en otros idiomas y en la gente que los habla y por tanto, se presumen invalidas. Las normas para que el inglés sea el idioma único son aceptables en limitadas circunstancias, siempre y cuando no sean un pretexto para la discriminación basada en el origen o nacionalidad. Si tiene preguntas sobre las reglas de idioma en su trabajo, o si cree que usted o un ser querido han sufrido la discriminación en el empleo, contacte a un abogado en derecho laboral para discutir su situación y proteger sus derechos legales.

Pasos Siguientes
Contacte un Abogado Calificado
Su Localidad: (e.g., Chicago, IL or 60611)

Formas Para Ayudarse