Are You a Legal Professional?

Conducir Bajo la Influencia de Drogas

En general, la infracción por conducir bajo la influencia de sustancias (Driving Under Influence, DUI) se relaciona con una intoxicación con alcohol. Pero el alcohol es solo una de las innumerables sustancias que disminuyen la capacidad de una persona de conducir un vehículo a motor. Conducir bajo la influencia de drogas, lo que incluye medicamentos recetados además de drogas ilícitas, también puede derivar en cargos por DUI.

Conducir habiendo consumido drogas, ya sea marihuana medicinal o miorrelajantes recetados legalmente, es igual de ilegal que conducir en estado de ebriedad y también puede constituir una infracción de DUI. Las órdenes de un médico no sirven como defensa ante cargos por conducción bajo los efectos de drogas.

Una encuesta realizada en 2010 por la Administración de Servicios de Abuso de Sustancias y Salud Mental (Substance Abuse and Mental Health Services Administration, SAMHSA) reveló que en 2009 alrededor de 10 millones de estadounidenses habían conducido bajo la influencia de drogas ilícitas. Según un estudio de la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras (National Highway Traffic Safety Administration, NHTSA), más del 18 por ciento de los conductores con lesiones fatales en 2009 tuvo resultados positivos en, al menos, una droga recetada o ilícita. Otra encuesta de la NHTSA descubrió que uno de cada cinco conductores muertos en accidentes automovilísticos en 2009 dio positivo en análisis de drogas.

Las diversas drogas afectan a los conductores de distintas maneras. Pero aquellas que disminuyen el juicio, el estado de alerta, la concentración y las capacidades motoras se consideran tan peligrosas (si no más) que el alcohol.

Medición de la Intoxicación por Drogas

Conducir con una concentración de alcohol en sangre superior a determinado nivel, generalmente 0.08 por ciento o más, es ilegal en los 50 estados. El organismo elimina rápidamente el alcohol del cuerpo, de modo que es relativamente fácil medir la concentración de alcohol en sangre cuando se detiene el vehículo. Y dado que los exámenes de alcoholímetro son bastante precisos, las lecturas de 0.0 por ciento o más suelen dar como resultado una declaración formal de culpabilidad o una condena por cargos de DUI si la detención vehicular se llevó a cabo de conformidad con el protocolo pertinente.

No es así en el caso de otras drogas.

Por ejemplo, el componente psicoactivo de la marihuana (THC) puede detectarse en la orina o el torrente sanguíneo de una persona hasta cuatro o cinco semanas después haber consumido y no hay manera de detectar, de manera concluyente, la intoxicación real en un determinado momento. La cocaína, por otro lado, suele limpiarse del organismo después de solo un día o dos. La NHTSA admitió en una carta dirigida al Congreso que el conocimiento actual sobre las drogas distintas del alcohol es "insuficiente para poder identificar los límites de dosis relacionados con un riesgo elevado de accidentes."

Algunas jurisdicciones usan lo que se denomina "expertos en reconocimiento de drogas" (Drug Recognition Experts, DRE), oficiales de policía especialmente capacitados que siguen pautas específicas para determinar la intoxicación por drogas en conductores. Los DRE examinan detenidamente los movimientos oculares, el comportamiento y demás detalles de una persona que indican una influencia de drogas. Cuarenta y cuatro estados y el Distrito de Columbia cuentan con Programas de Evaluación y Clasificación de Drogas para capacitar a los DRE.

En general, la presencia de drogas se mide a través de un análisis de orina o una muestra de sangre.

Leyes "Per Se" Sobre Conducción Bajo los Efectos de Drogas

Si bien es más difícil procesar a conductores con cargos por conducir bajo la influencia de drogas en comparación con el alcohol, 15 estados cuentan con lo que se conoce como leyes "per se" sobre conducción bajo los efectos de drogas. Dichas leyes de DUI establecen que es ilegal conducir un vehículo a motor con cualquier cantidad detectable de determinadas drogas en el organismo de la persona.

Los 15 estados que tienen leyes per se sobre conducción bajo los efectos de drogas son Arizona, Delaware, Georgia, Illinois, Indiana, Iowa, Míchigan, Minnesota, Nevada, Ohio, Pensilvania, Rhode Island, Utah, Virginia y Wisconsin. Tres de estos estados (Nevada, Ohio y Virginia) tienen ciertos límites para la presencia de drogas tóxicas, mientras que los otros 12 estados tienen una política de tolerancia cero.

Carolina del Norte y Dakota del Sur, por otro lado, consideran ilegal que cualquier persona menor de 21 años conduzca con cualquier cantidad detectable de una droga ilícita o prohibida. En cinco estados (California, Colorado, Idaho, Kansas y Virginia Occidental) es ilegal que ciertos toxicómanos conocidos o consumidores habituales de drogas conduzcan un vehículo a motor.

Efectos de la intoxicación con diversas drogas ilegales

  • Marihuana: relajación, euforia, desorientación, alteración de la percepción de tiempo y espacio, somnolencia, paranoia, distorsión de la imagen, incremento de la frecuencia cardíaca.
  • Cocaína: euforia, excitación, mareos, incremento de la concentración y el estado de alerta (inicialmente), confusión y desorientación, irritabilidad, paranoia, agresividad, incremento de la frecuencia cardíaca.
  • Metanfetamina: euforia, excitación, alucinaciones, delirios, insomnio, control deficiente de impulsos, incremento de la frecuencia cardíaca, incremento de la presión arterial.
  • Morfina y heroína: euforia intensa, somnolencia, relajación, sedación, desconexión, obnubilación, analgesia, depresión de la frecuencia cardíaca, náuseas y vómitos, disminución de los reflejos.
  • LSD: alucinaciones, alteración del estado mental, delirios, disminución de la percepción de profundidad, tiempo y espacio, hipertensión, temblores.

Drogas de Venta Libre y con Receta

Algunas drogas que se compran de manera legal en una farmacia, ya sean recetadas por un médico o de venta libre, pueden ser igual de peligrosas para los conductores como el alcohol y pueden derivar en un DUI. Busque etiquetas de advertencia y consulte a su farmacéutico en caso de tener dudas sobre la capacidad de intoxicación de una droga.

Las siguientes son algunas drogas de venta libre y con receta comunes que intoxican a los conductores:

  • Antidepresivos: algunos antidepresivos sedantes provocan una intoxicación similar a la de la conducción en estado de ebriedad.
  • Valium: 10 mg del popular tranquilizante pueden provocar una intoxicación similar a la de una concentración de alcohol en sangre del 0.10 por ciento.
  • Antihistamínicos: muchos de ellos afectan el tiempo de reacción y la coordinación.
  • Descongestivos: muchos descongestivos de venta libre pueden provocar somnolencia, ansiedad y mareos.
  • Pastillas para dormir: incluso por la mañana, los efectos residuales de estas drogas pueden afectar a los conductores.
  • Hidrocodona: este analgésico común, el principal componente del Vicodin, es similar a los opiáceos y provoca una intoxicación comparable a la de la morfina y la codeína (la oxicodona tiene efectos similares).

Marihuana Medicinal

Los conductores que residen en estados que permiten el uso medicinal de la marihuana con una recomendación válida de un médico también pueden recibir un cargo por DUI. Por lo tanto, si el oficial o el experto en reconocimiento de drogas ha reunido suficientes pruebas de una intoxicación con marihuana, no se podrá alegar una excepción médica como defensa. En este sentido, la marihuana medicinal no es distinta de otras drogas recetadas en cuanto al potencial de intoxicación.

Consulte a Un Abogado Especializado en DUI

Si usted o un familiar es arrestado por DUI, puede necesitar los servicios de un abogado especializado en DUI. Un abogado que se especialice en defender cargos por DUI evaluará todas las evidencias, incluyendo el procedimiento y los resultados de las pruebas de sobriedad y sustancias químicas, para garantizar que se protejan sus derechos. Además, es importante hablar con un abogado familiarizado con las leyes de su jurisdicción. La mayoría ofrece consultas gratuitas, por lo que su primer paso debe ser comunicarse con un abogado especializado en DUI.

Pasos Siguientes
Contacte un Abogado Calificado
Su Localidad: (e.g., Chicago, IL or 60611)

Formas Para Ayudarse