Are You a Legal Professional?

¿Cómo se Toman las Decisiones sobre la Custodia?

En cualquier situación donde exista una disputa por los derechos de custodia de un menor, se plantean un sinnúmero de preguntas. Si usted está pasando por un divorcio, deseará saber si su hijo vivirá con usted; si no será así, querrá saber si podrá tomar decisiones importantes sobre su crianza. Si usted es un pariente o amigo cercano de la familia de un menor de quien quisiera obtener la custodia, quizás se preguntará si conseguir la custodia de ese menor es siquiera una posibilidad.

Las respuestas a estas preguntas son la raíz de la mayoría de situaciones de custodia, pero para los padres y otros sin experiencia significativa en la custodia de menores y en el sistema legislativo, una preocupación fundamental es la siguiente: ¿Cómo se toman las decisiones sobre la custodia?

A continuación hay una breve discusión en respuesta a esa pregunta.

El divorcio y las decisiones sobre la custodia de un menor

Si usted es un padre(madre) que considera el divorcio, o si ya está en el proceso de divorcio, probablemente se estará preguntando cómo se resuelven en un divorcio la custodia y las visitas de los menores. En general, como en todos los aspectos de un divorcio -- incluyendo la división de la propiedad, la manutención del menor, la separación financiera, y la manutención del cónyuge (pensión) -- la custodia y las visitas para el menor serán decididas a través de un acuerdo entre los padres que se divorcian (generalmente con la ayuda de abogados y de mediadores), o por la corte. De manera más específica, en el divorcio las decisiones acerca de la custodia y de las visitas se resuelven típicamente en una de dos maneras principales:

1. Padres que llegan a un arreglo sobre la custodia de un menor y las visitas como resultado de lo siguiente:

  • Negociaciones informales de un acuerdo (usualmente con la ayuda de abogados); o
  • Soluciones alternativas de disputa fuera de la corte, como la mediación y la "ley de colaboración" (usualmente con la ayuda de abogados).

2. La corte toma la decisión sobre la custodia y las visitas (usualmente un juez de la corte familiar).

Los padres que no están casados

Cuando los padres de un menor no están casados, las normas requieren que se le otorgue a la madre individualmente la custodia física del menor, a menos que el padre ejerza alguna acción para que se le otorgue a él la custodia. Un padre soltero a menudo no puede ganarle la custodia del menor a una buena madre, pero puede seguir ciertas pautas para asegurarse de que se le otorguen, tanto otra forma de custodia, como los derechos de visita.

Para los padres que no están casados, y que se disputan la custodia de un menor, las opciones de decisión sobre la custodia son casi las mismas que en el caso de parejas que se divorcian: la custodia de menores y las visitas serán resueltas a través de un acuerdo entre los padres, o por medio de la corte familiar. Sin embargo, a diferencia de las parejas que se divorcian, las parejas sin casarse no necesitan resolver ningún asunto complicado (o contencioso) relacionado con la división de la propiedad y el pago de manutención para el cónyuge; por lo tanto, la decisión se enfoca casi exclusivamente en la custodia del menor. Por esta razón, la solución de la custodia y las visitas puede ser mucho más simple para los padres que no están casados.

Si fuera de la corte los padres sin casarse no llegan a un acuerdo sobre la custodia de los hijos y las visitas, el asunto tendrá que resolverse ante la corte de lo familiar.

Particularmente cuando la toma de decisiones involucra a padres solteros, la consideración primordial de la corte será identificar al "guardián primario" del menor. Para ver un listado de factores que la corte considera al determinar al "guardián primario" de un menor, vea ¿Quién se queda con la custodia?

La custodia para terceros

En algunos casos, las personas que no son los padres de un menor pueden solicitar la custodia; incluyendo a los parientes, a los abuelos, a los tíos(as) y a los amigos cercanos. Algunos estados etiquetan tal situación como custodia "no-paternal(maternal)" o "de tercera persona". (Nota: otros estados se refieren al propósito de la tercera persona de obtener la custodia de un menor, como obtener "la tutela").

Cualquiera que sea la etiqueta, la mayoría de los estados establecen procedimientos específicos que deben seguir las personas (quienes no son los padres) que desean la custodia de un menor. El proceso usualmente comienza cuando las personas que desean la custodia envían un documento llamado "petición de custodia no-paternal" (o de nombre similar) a la corte, la cual precisa la relación entre la persona y el menor, el estado de los padres del menor (si viven, fallecieron, o si su paradero es desconocido), y las razones por las que la persona está buscando (y por las que le debe ser concedida) la custodia. Generalmente, también se debe entregar una copia de esta petición a los padres del menor, si están vivos y se conoce su paradero.

Pasos Siguientes
Contacte un Abogado Calificado
Su Localidad: (e.g., Chicago, IL or 60611)

Formas Para Ayudarse