Are You a Legal Professional?

La Mediación en el Divorcio - Soluciones Alternativas

Para disolver un matrimonio, debe presentarse una demanda, pero ya no es necesario seguir el proceso tradicional de los litigios para establecer los términos del divorcio. Hoy en día, muchas parejas optan por la mediación para resolver sus disputas y negociar los términos de su divorcio. La mediación es un proceso en el cual un mediador imparcial facilita la resolución de una disputa al promover un acuerdo voluntario entre las partes. El mediador facilita la comunicación, promueve la comprensión, hace que las partes se centren en sus intereses y busca una solución creativa a los problemas para que las partes puedan llegar a un acuerdo.

Objetivos de la mediación en el divorcio

Ya sea que las partes hayan acordado de forma voluntaria la mediación o que haya sido el tribunal quien las remitió, los objetivos del proceso de mediación del divorcio son los siguientes:

  • crear un acuerdo de divorcio que sea equitativo, legalmente sólido y aceptado por ambas partes;
  • evitar el gasto y el trauma que suele acompañar a los litigios;
  • minimizar la hostilidad y la controversia posterior a la disolución del matrimonio.

¿Por qué optar por la mediación en el divorcio?

Con el incremento en la tasa de divorcio, las parejas se frustran ante los costos excesivos y las demoras asociadas a la sobrecarga que pesa sobre el sistema de litigios. Por lo tanto, han buscado formas de tener un rol mayor a la hora de determinar los detalles de sus divorcios. Del mismo modo, el sistema judicial ha reconocido la importancia de desarrollar métodos para lidiar con las disputas extrajudicialmente. Es por esto que los programas de mediación han ganado popularidad en todo el país.

Prácticamente todos los estados requieren la mediación en las disputas por la custodia de un menor y los sistemas judiciales de muchos estados proveen servicios como intervención temprana en conflictos, servicios de conciliación, centros comunitarios de resolución de disputas, seminarios educativos para parejas que se divorcian, mediación y conferencias para hacer acuerdos. Hoy en día, la mediación, sea voluntaria u ordenada por el tribunal, es el método predominante para resolver disputas de parejas en divorcio.

Mediación en el divorcio: Ventajas

La mediación es un debate en el que un mediador neutral facilita la comunicación entre las partes para promover la reconciliación, la comprensión y el acuerdo. La mediación es particularmente adecuada para los divorcios y otros procedimientos legales de familia porque es muy probable que continúe existiendo una relación entre las partes, en especial si hay menores de por medio. Muchas parejas que se divorcian creen que la mediación les permite evitar los costos financieros y emotivos de un litigio de divorcio. Debido a que se llega más rápido a un acuerdo, los costos se reducen. La mediación también le permite a las parejas evitar los riesgos de un juicio, protege la confidencialidad y disminuye el estrés del conflicto. La mediación también puede proteger a los hijos del dolor producto del conflicto entre sus padres. Debido a que las partes trabajan para crear sus propios acuerdos, las parejas que utilizan la mediación para su acuerdo de divorcio suelen terminar más satisfechas que aquellas que van a juicio. Asimismo, las parejas aprenden habilidades que les ayudarán a resolver conflictos futuros.

Mediación en el divorcio: no es para todos

Si bien muchas personas creen que la mediación es una alternativa excelente al litigio de divorcio, puede que no funcione para todos. No resulta tan efectiva cuando una parte no puede expresar sus opiniones abiertamente y sin miedos o cuando las partes se niegan a hacer concesiones o a mediar de buena fe. Además, algunos comentaristas legales temen que los mediadores no puedan manejar los acuerdos financieros complejos involucrados en algunos acuerdos de divorcio.

El proceso de mediación de divorcio

En muchos estados, los casos de divorcio terminan en mediación porque son remitidos por el tribunal o por el acuerdo escrito entre las partes. Si el tribunal remite un caso a mediación, notifica a las partes. En la mayoría de los estados, las partes después tienen la oportunidad de cuestionar una mediación si existe un fundamento razonable, como violencia familiar.

Una vez que se decide mediar, es necesario encontrar un mediador. Muchos condados tienen centros de mediación comunitarios o como parte del sistema judicial. Si la mediación se lleva a cabo por orden del tribunal, esta última puede asignar a un mediador o permitirá a las partes que elijan de común acuerdo un mediador cualificado. Los mediadores pueden ser alguien cuya profesión no necesariamente sea la de abogado. Los honorarios varían según el mediador y según el caso. Estos pueden cobrarse por hora, por jornada o por media jornada.

Los mediadores

En general, los mediadores ayudan a que las partes se reúnan, analicen opciones y negocien un acuerdo mutuo para resolver su disputa. Los mediadores no determinan quién tiene razón y quién no. En cambio, ayudan a que las partes lleguen por sí mismas a una solución que funcione para todos los involucrados. Las partes deben buscar mediadores que tengan formación en mediación, experiencia y conocimientos específicos de derecho de familia. También es importante que consideren el estilo del mediador y su filosofía de mediación.

Las reglas de mediación

La preparación de la mediación suele ser limitada, pues no hay un proceso formal de producción de pruebas (revelación). Con frecuencia, la mediación comienza con una "reunión formal" (caucus), donde las partes y el mediador se encuentran. El mediador establece las reglas básicas en un "acuerdo de mediación". En las mediaciones dispuestas por el tribunal, la orden emitida con frecuencia contiene o hace referencia a las "reglas de mediación". Una de las reglas de mediación más importante es el requerimiento de confidencialidad. Típicamente, todos los temas divulgados o que se tratan durante la mediación y todo registro que se lleve a cabo durante el procedimiento son confidenciales y, por lo general, no se divulgarán a nadie a menos que las partes acepten hacerlo. Además, la ley estatal puede requerir que el mediador mantenga la confidencialidad.

Después de que el mediador cubre las reglas de mediación y garantiza que estén firmados todos los acuerdos necesarios para mediar, explica el proceso de mediación. Las partes o sus representantes luego pueden hacer alegatos iniciales para identificar temas y clarificar percepciones. Muchos mediadores fomentan a las partes a que abran el diálogo durante la reunión general.

Reuniones privadas

Si las partes son hostiles o excesivamente sensibles, el mediador los separa y organiza "reuniones privadas". Una reunión privada es una conferencia entre el mediador y una de las partes, sin que esté presente la otra parte. El mediador pasa ofertas y demandas entre las partes. Durante las reuniones privadas, las conversaciones entre una de las partes y el mediador son confidenciales a menos que esta autorice al mediador a divulgar la información a la otra parte.

Si el caso no se resuelve

No se requiere que las partes de una mediación lleguen a un acuerdo, y a veces no lo hacen. Ya sea que el caso se resuelva o que llegue a un impasse, el mediador por lo general se reúne con ambas partes al final de la sesión. Si el caso no se resuelve ni llega a un impasse, el mediador probablemente motive a las partes para que asistan a otra sesión de mediación. Si el caso sí se resuelve, el mediador instará a las partes a que firmen un acuerdo. Un acuerdo de resolución por escrito es un contrato entre las partes, generalmente tan vinculante como cualquier otro contrato escrito. En general, no existe un registro de la sesión de mediación y el único documento que se produce es el acuerdo de resolución (o mediación). Y si no se llega a un acuerdo, las partes pueden decidir ir a litigio.

Ley de familia: Cómo obtener la ayuda de un abogado

Si usted enfrenta una disputa potencial sobre un divorcio, la custodia o el sustento de niños, o por otras razones, un abogado especializado en derecho de familia puede ayudarle con una justa representación de las partes en el proceso. Un abogado especializado en derecho de familia trabajará para obtener el mejor resultado posible. El primer paso es encontrar a un abogado especializado en derecho de familia en su área.

Pasos Siguientes
Contacte un Abogado Calificado
Su Localidad: (e.g., Chicago, IL or 60611)

Formas Para Ayudarse