Are You a Legal Professional?

¿Qué es un Juicio Hipotecario?

La ejecución hipotecaria es el derecho legal que tiene un acreedor hipotecario u otro acreedor del derecho de retención de adquirir la titularidad de la propiedad y/o el derecho de venderla y usar las ganancias para cancelar la hipoteca cuando esta o el embargo preventivo está en mora. Es un concepto que existe desde hace siglos.

En un principio, la ley establecía que la falta de pago de una hipoteca daba como resultado la obtención automática de la titularidad del inmueble por parte del titular de la hipoteca (a veces denominado "acreedor hipotecario"). Pero la ley evolucionó con el transcurso de los años y ahora permite que los deudores hipotecarios tengan tiempo para saldar la hipoteca antes de que se les quite la propiedad. Este proceso de quitarle la propiedad al deudor hipotecario a causa de la mora es lo que constituye la ejecución hipotecaria.

Hoy en día, existen numerosas leyes y reglamentaciones de los estados que rigen el proceso de ejecución hipotecaria para proteger tanto al acreedor como al deudor hipotecario contra la injusticia y el fraude. En los Estados Unidos, si bien los estados tienen sus propias variaciones, los principios básicos de la ley de ejecución hipotecaria son los mismos. Para obtener una introducción básica, descargue la Guía sobre la ejecución hipotecaria [pdf en ingles] de FindLaw.

Tipos de ejecución hipotecaria

En general, el acreedor hipotecario inicia una acción de ejecución hipotecaria después de producida una mora en los pagos. Dentro de los Estados Unidos, existen distintos tipos de ejecución hipotecaria. Las más frecuentes son dos, el resto son posibilidades que existen solo en algunos estados.

El tipo de ejecución hipotecaria más importante es la ejecución hipotecaria por remate judicial. Este tipo está disponible en todos los estados y es el método requerido en muchos de ellos. Implica la venta del inmueble hipotecado con la supervisión de un tribunal, donde las ganancias se destinan, en primer lugar, a cubrir la hipoteca, luego a pagar a otros acreedores del derecho de retención y, por último, al deudor hipotecario. Dado que es una acción legal, todas las partes deben ser notificadas de la ejecución hipotecaria, e involucra tanto escritos judiciales como algún tipo de resolución judicial, en general, después de un juicio corto.

El segundo tipo, la ejecución hipotecaria por poder de venta, involucra la venta de la propiedad por parte del acreedor hipotecario sin la supervisión de un tribunal. Donde está disponible, la ejecución hipotecaria por poder de venta suele ser una manera más expeditiva de ejecutar un inmueble que por remate judicial. La mayoría de los estados permite este método de ejecución hipotecaria. En este caso también sucede que las ganancias de la venta van primero al acreedor hipotecario, luego a otros acreedores del derecho de retención y, por último, al deudor hipotecario.

Hay otros tipos de ejecución hipotecaria que solo están disponibles en jurisdicciones limitadas y, por lo tanto, se consideran métodos menores de ejecución hipotecaria. Por ejemplo, la ejecución hipotecaria estricta. De conformidad con la ejecución hipotecaria estricta, cuando un deudor hipotecario no realiza los pagos, un tribunal le ordena que pague la hipoteca dentro de un determinado plazo de tiempo. Si el deudor hipotecario no cumple, el acreedor hipotecario automáticamente adquiere la titularidad, sin obligación de vender el inmueble. La estricta era el método original de ejecución hipotecaria, pero en la actualidad solo está disponible en Nuevo Hampshire y Vermont.

Aceleración

El concepto de aceleración se utiliza para determinar el monto adeudado en virtud de la ejecución hipotecaria. La aceleración otorga al acreedor hipotecario el derecho de declarar la totalidad de la deuda vencida y pagadera cuando el deudor hipotecario no cumple con los pagos. En otras palabras, si se constituye una hipoteca sobre una propiedad por $10,000 con pagos mensuales y el deudor hipotecario no los cumple, el acreedor hipotecario puede exigir que el deudor cumpla con el monto total de la hipoteca.

Hoy en día, casi todas las hipotecas cuentan con cláusulas de aceleración. Sin embargo, no están impuestas por ley, de modo que, si una hipoteca no tiene una cláusula de aceleración, el acreedor hipotecario no tiene opción más que esperar la ejecución hipotecaria una vez que venzan todos los pagos o convencer a un tribunal de que divida partes de la propiedad y las venda con el fin de pagar la cuota pagadera. De modo alternativo, el tribunal puede ordenar que se venda la propiedad sujeta a la hipoteca y que las ganancias de la venta se destinen a cancelar los pagos adeudados al acreedor hipotecario.

Ley de bienes raíces: Cómo obtener la ayuda de un abogado

Si usted enfrenta una disputa potencial sobre la renta o compra de una propiedad,  un juicio hipotecario, o por otras razones, un abogado puede ayudarle con el proceso. Un abogado trabajará para obtener el mejor resultado posible y proteger tus derechos. El primer paso es encontrar a un abogado especializado en la ley de bienes raíces en su área.

Pasos Siguientes
Contacte un Abogado Calificado
Su Localidad: (e.g., Chicago, IL or 60611)

Formas Para Ayudarse